HOGARES 3D

“Hogares 3D”, donde todo se puede fabricar

El hogar del mañana, tu hogar, ya está listo para vivir uno de los mayores cambios de los últimos 50 años: poder fabricar cualquier objetivo que desees con tu impresora 3D.
Cuando te hablan de una impresora, seguramente lo primero que se te pasa por la mente es el típico material de cómputo que tienes en la oficina o la habitación de casa. Si ya te acercas a los 30 quizás pienses en tóneres e impresoras de 4 cartuchos de tinta que tardaban una eternidad para plasmar una foto en tamaño carta y, en ocasiones, a rallas y con manchas de color. Resulta que ya nos hemos quedado atrás, una vez más, y las impresoras ya no serán lo que conocemos hoy en día.
La revolución de las impresoras 3D va a suponer un cambio radical en nuestras vidas, mucho más significativo que sus predecesores sistemas. Por si tenías dudas, este nuevo dispositivo permite, ni más ni menos, que imprimir o crear objetos tridimensionales de la nada. Como lo oyes, ¡de la nada! En numerosas ocasiones las películas de cine predijeron avances tecnológicos que parecían imposibles: El viaje a la luna, los androides, la inteligencia artificial o la seguridad informática entre otros, pero hoy alcanzamos otra meta: crear de la nada.
¿Y cuáles son sus principales usos y logros en la actualidad? Gracias a su versatilidad, las impresoras 3D han facilitado que miles de personas con ideas innovadoras puedan fabricar productos que hasta la fecha sólo se podían construir a través de complejos sistemas industriales, en ocasiones caros y poco eficientes, tales como joyas, prótesis, piezas industriales y muchos otros.
El ámbito de la automoción es un sector que empieza a implementar estas técnicas con las que encuentra una vía para fabricar refacciones a un precio mucho más asequible y en menos tiempo, así como para la validación de nuevos modelos de autos, sin la necesidad de invertir en maquinaria para crear moldes de plástico.
Son varios sectores como el calzado, la alimentación, los juguetes o el industrial, quienes empezaron a rentabilizar sus productos haciendo uso de estas impresoras, pero sin duda se prevé un cambio más potente y que, no solamente se produce a nivel empresarial, sino que puede alterar nuestro estilo de vida tal y como lo conocemos ahora: el inmobiliario. Si hasta ahora ya era posible imprimir piezas para naves espaciales e incluso órganos humanos, ahora las impresoras gigantes pueden construir en 24 horas una casa de más de 200 m2.
Este significativo avance prevé abaratar en un futuro los costos del ladrillo y por consiguiente disminuir los precios de construcción del inmueble, además de ofrecer la atractiva posibilidad de personalizar nuestro hogar como nunca habíamos soñado. Pero sin duda el mayor reto es el de hacer la vivienda más accesible a aquellas personas con menos posibilidades y facilitar una rápida construcción en situaciones de desastres naturales.
Como muchos otros descubrimientos tecnológicos, que en su inicio son poco accesibles al público, debido a la escasa oferta y precio elevado, éste ya se encuentra un estado avanzado, en que ha pasado de la fase experimental e industrial a una fase de distribución al público general y consumidor final, es decir, los hogares. La acelerada caída de sus costes, a una velocidad que no conocieron el ordenador ni la impresora láser, hace prever que en una década la impresora 3D será tan populares en los hogares como lo es hoy la convencional. Algunas marcas del sector como Cubify ya provén impresoras de tamaño reducido (1.300 USD) para el hogar, con las que poder crear objetos, figuras y juguetes, y con un funcionamiento tan sencillo como una conexión vía USB o Wi-fi a tu computadora.
¿Te imaginas poder fabricar tu propia cubertería en cuestión de horas o cuadros decorativos? Pues comienza a creerlo, porque te convertirás en el principal constructor de todo aquello que conforme tu hogar.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *